Hackers atacan a Ariztía y Agrosuper y cometen fraudes contra clientes internacionales


Las empresas denuncian suplantación de ejecutivos para cometer actos ilícitos como ventas falsas.





Al parecer, nadie está libre. Las empresas Ariztía y Agrosuper -principales productoras y exportadoras de carne de pollo, cerdo y salmón, la última- revelaron llamativos fraudes que tendrían como origen el ataque de hackers internacionales.

Hasta ahora, los ojos estaban puestos en la banca nacional, luego que el Banco de Chile y Consorcio sufrieran millonarios robos a manos de delincuentes que vulneraron sus sistemas de seguridad informática.

El modus operandi se repite: correos electrónicos maliciosos enviados a ejecutivos de las empresas, que permiten infiltrarse en las redes para robar información y luego concretar el robo.

Esta ha sido la misma fórmula que han utilizados los ciberdelincuentes en sus últimos ataques a grandes instituciones financieras a nivel mundial: correos electrónicos cuidadosamente elaborados que son enviados a empleados de entidades bancarias para que éstos los abran y descarguen los archivos del software malicioso. Así, una vez que el empleado del banco descarga el mail, la banda criminal ya tiene acceso al sistema interno de la institución.

En el caso de las empresas productoras de carne, según personas al tanto, los ciberdelincuentes habrían tenido acceso a las carteras de clientes y al formato tipo que ocupan las empresas para enviar sus mails a sus clientes internacionales.

Con toda esta información, los hackers replicaron los correos que envían los ejecutivos de las empresas, confirmando en los mismos –de manera fraudulenta- el envío de los productos adquiridos.

En las mismas comunicaciones, los ladrones informan un supuesto cambio en los números de las cuentas corrientes en donde los compradores deben realizar sus transferencias de pagos.

Según las mismas fuentes consultadas -Ariztía y Agrosuper no realizaron comentarios-, los delincuentes han logrado concretar varios fraudes. Las estafas se han producido en China y EEUU, entre otros países. Otros intentos de robo han quedado solo en eso, pues los compradores han llamado a las empresas ante las sospechas de estafas.

Frente a lo delicado de la situación, tanto Agrosuper como Ariztía han publicado en sus páginas web alertas de fraude.

“Estafadores han utilizado el nombre de nuestra empresa, sus marcas y nombre de nuestros ejecutivos para cometer actos ilícitos tales como ventas falsas de productos o cambios en las cuentas de pago por medio de e-mail, Skype o sitios web fraudulentos”, dice el mensaje de Agrosuper, firma de propiedad del empresario Gonzalo Vial y que está en proceso de adquirir la salmonera AquaChile, en una operación que podría superar los US$ 850 millones.

En la misma misiva, la empresa hace un llamado a sus clientes para que, si se encuentran con alguna de estas situaciones, se contacten con su canal de denuncias. “Estamos comprometidos con mantener a nuestros clientes al tanto de este tipo de prácticas ilegales”, dice la empresa.

Su competencia, fundada por Manuel Ariztía, denuncia la creación de páginas web falsas que están utilizando de manera ilegal sus marcas y suplantando a sus ejecutivos, ofreciendo al mercado de exportación productos supuestamente elaborados por esta empresa.

Hasta ahora, las compañías están analizando los caminos legales a seguir.

Los bancos nacionales que sufrieron robos a manos de hackers ya iniciaron demandas. Consorcio demandó a dos empresas en Hong Kong, con lo cual busca recaudar casi US$ 2 millones sustraídos.

En la misma ciudad, Banco de Chile demandó a cuatro empresas por el robo de US$ 10 millones tras un ciberataque.


Fuente: Diario Financiero

0 vistas